Mascotas

REGLAMENTO DE MASCOTAS

FRACCIONAMIENTO CUMBRES DEL CIMATARIO.

El presente Reglamento es de orden público e interés social y de observancia general y tiene por objeto regular las obligaciones de aquellas personas que sean propietarios o custodios de mascotas en el Fraccionamiento Cumbres del Cimatario.

Este Reglamento en términos de prevención tiene los siguientes objetivos:

  • Promover la sana existencia de mascotas dentro del Fraccionamiento Cumbres del Cimatario
  • Mejorar la atención que las mascotas requieren de sus propietarios, poseedores o custodios;
  • Invitar a los propietarios de mascotas a responsabilizarse de su atención , cuidados y control sanitario, así como de los daños a terceros en que se vean involucrados;
  • Control de la población de mascotas por casa;
  • Disminuir la incidencia de enfermedades o proliferaciones de plagas por medio del cumplimiento de la cartilla de vacunación de las mascotas;
  • Así como fomentar la higiene por parte de los dueños de las mascotas en vía publica, jardines comunes y de propiedad privada;
  • Fomentar el respeto al espacio y la tranquilidad de todos los residentes;
  • Evitar agresiones, ataques y/o molestias de cualquier mascota a los residentes y de ser así, remitirlas con las autoridades correspondientes; y
  • Llevar un registro de las mascotas que habitan en el Fraccionamiento Cumbres del Cimatario, con el objeto de identificar y controlar mejor la población de mascotas.

Los vecinos del Fraccionamiento Cumbres del Cimatario, tienen derecho a poseer hasta cinco animales de compañía por casa; cumpliendo con las obligaciones siguientes:

En base al Artículo 3,  de La Ley de protección Animal de Estado de Querétaro, Titulo Primero, Capitulo Primero, fracciones I al IV

Para efectos de esta ley, se entenderá por:

  • Animales domésticos, de compañía o mascotas: los que dependan de un ser humano para subsistir y habiten con este en forma regular, sin que exista actividad lucrativa de por medio;
  • Animales ferales: los animales domésticos que por abandono se tornen silvestres y vivan en el entorno natural;
  • Animales peligrosos: los que hayan sido afectados en su comportamiento debido a alteración biológica o genética o que por su naturaleza sean agresivos y cuyas capacidades físicas les posibiliten causar un daño grave al ser humano;
  • Departamento: El Departamento Estatal de Protección de Flora y Fauna, dependiente de la Secretaria de Desarrollo Sustentable del Estado de Querétaro.

Capítulo Cuarto Artículo 16.

Los particulares cooperarán para alcanzar los fines que persigue la presente Ley.

En consecuencia, el Poder Ejecutivo de Estado y los ayuntamientos, promoverán la participación de todas las personas y sectores involucrados en la formación y aplicación de las medidas para la conservación y aprovechamiento sustentable de la fauna silvestre en general y la protección de los animales en particular.

Artículo 17. Fracciones I a la IV.

Son prerrogativas de los particulares:

  • Solicitar a la autoridad municipal la captura de animales que deambulan en su colonia, barrio, fraccionamiento o comunidad;
  • Recibir la información y orientación necesarias de las autoridades estatales o municipales, en relación con los derechos y obligaciones vinculados con la posesión de animales y con sus enfermedades; y
  • Obtener el servicio de esterilización para sus animales, en las instalaciones municipales correspondientes, mediante el pago del servicio; y
  • Realizar, ante cualquier autoridad competente en la materia, denuncias por maltrato, crueldad o afectación de animales y, en su caso, colaborar, en la medida de lo posible, con las mismas para detener tales actos.

Titulo Segundo, Capitulo Primero Articulo 23.

Los propietarios o poseedores de ejemplares de fauna de cualquier tipo, deben usar y disponer de ellos en forma que no perjudique a la colectividad, bajo el apercibimiento de la imposición de las sanciones establecidas en esta ley y demás disposiciones aplicables.

Artículo 26.

Se prohíbe el sacrificio, la destrucción, el daño o la perturbación de los ejemplares, poblaciones o especies de fauna silvestre y de cualquier animal, en otra forma que no sea la prescrita por las leyes.

Artículo 27, en sus fracciones del I al VIII

Quienes bajo cualquier título posean animales:

  • Deberán procurarles agua, alimento y espacio suficiente (20 m2 por animal)  para su normal desarrollo.
  • Proporcionarles los tratamientos veterinarios preventivos y curativos necesarios y conservar  las constancias medico veterinarias.
  • Solventar los daños que cause el animal, en caso de una agresión.
  • Retirar de la vía pública las excretas de estos.
  • Vacunarlos contra las enfermedades propias de su raza, con la debida periodicidad; y en los términos que la autoridad competente establezca cuando se trate de vacunación obligatoria como medida de seguridad sanitaria.
  • Conservar  a los animales en el área del domicilio de su propietario o poseedor. Todo animal deberán de contar con collar y placa de identificación.
  • Toda persona que no pueda hacerse cargo de un animal está obligado a buscarle alojamiento y cuidado; bajo ninguna circunstancia podrá abandonarlos ya sea vivos o muertos en la vía pública.

Así como del Artículo 28 y 29. Cualquiera que tenga bajo su posesión un animal feroz o peligroso por su naturaleza, deberá requerir de la autorización de la autoridad estatal, la que valorará, para expedirla, los motivos de la posesión y los riesgos que ella implique en relación con el propio poseedor y con terceros, en los términos del Reglamento respectivo.

Cualquier animal que presentando características de peligrosidad, ferocidad o fuerza natural extrema, será llevado al centro antirrábico o unida similar, por la razón de ataque a humanos o a otros animales, será sacrificado inmediatamente

Del Capítulo Segundo los Artículos 31, 32, 33 y 35.

  • Los propietarios de animales domésticos, están obligados a colocar a sus mascotas, permanentemente, una placa  que contendrá los datos de identificación del propietario (nombre, dirección y teléfono)  así como los de la mascota (nombre).
  • A los animales domésticos, cuya naturaleza o comportamiento constituya un peligro para la seguridad o salud de las personas, les será aplicadas las medidas de prevención que establezca la autoridad competente, previa audiencia del propietario de los mismos.
  • El padrón de mascotas es un instrumento de información y control en materia de fauna doméstica. La inscripción de las mascotas al padrón es completamente obligatoria y efectuara de conformidad con  el reglamento que al efecto se expida.

Para los efectos de esta ley, el padrón a que se refiere este artículo incluye las especies domésticas o de compañía.

  • Los animales domésticos empleados como instrumentos para la comisión de hechos delictivos, serán decomisados y sacrificados conforme a la ley penal aplicable.

Capitulo Tercero Articulo 37 Fracciones I a la XXII. Son conductas crueles hacia los animales, aquellos actos u omisiones que siendo innecesarios, dañan su salud, integridad física, instinto, desarrollo o crecimiento.

Se consideran  conductas crueles  o de maltrato hacia los animales:

  • Mantenerlos permanentemente amarrados o encadenados o en azoteas, balcones o terrenos baldíos;
  • No proporcionarles alimento por largos periodos de tiempo o proporcionárselos en forma insuficiente o en mal estado;
  • Mantenerlos permanentemente enjaulados, excepto cuando tengan aptitud para volar o sean animales de corral. Para tales efectos la jaula deberá tener espacio suficiente para que el animal pueda ponerse en pie;
  • Golpearlos o lastimarlos de cualquier modo o forma innecesaria;
  • No brindarles atención veterinaria cuando lo requieran;
  • Obligarlos, por cualquier medio, a que acometen a personas o a otros animales;
  • Privarlos de aire, luz, agua y espacio físico necesarios para su óptima salud;
  • Cometer sobre ellos, actos de bestialismo;
  • Someterlos a la exposición de ruidos, temperaturas, electricidad, aromas, vibraciones, luces o cualquier otro tipo de fenómeno físico que les resulte perjudicial;
  • Mantener hacinado a un grupo de animales de la misma o de diversas especies, entendiéndose dicho hacinamiento como el hecho de tener más de dos animales que requieran espacio amplio de movilidad para sus actividades vitales en una área inferior a veinte metros cuadrados;
  • Abandonarlos en  la vía pública, ya sea vivos o muertos;
  • Practicarles otras mutilaciones que no sean las motivadas por exigencias funcionales o de salud;
  • Utilizarlos como blancos en actividades deportivas de tiro o caza, salvo cuando se cuente con la correspondiente licencia para efectuar actividades cinegéticas;
  • Provocarles la muerte fuera de la manera autorizada por esta ley y en cualquier caso, empleando medios o substancias que prolonguen su agonía o produzcan dolor;
  • Emplear en su crianza y engorda, contraviniendo las normas y reglamentos respectivos, compuestos que confieren a cualquier producto, dilución o mezcla, el carácter farmacéutico especifico de los mismos, con efectos de promoción de la masa muscular, reducción de la cantidad de grasa corporal y alteración de las funciones normales del aparato respiratorio;
  • Transportar animales en vehículos abiertos sin protección;
  • Utilizarlos en trabajos que no son propios de su especie o en actividades que impliquen un esfuerzo excesivo, repetición constante y reiterada de una misma actividad, falta de descanso y además, que propicien su deterioro físico o instintivo;
  • Utilizar bozales de cuero o plástico sin rejillas que permitan al animal jadear o beber agua libremente;
  • Utilizar animales vivos, como instrumento de entrenamiento en animales de guardia, de ataque o como medio para verificar su agresividad, salvo las especies de fauna silvestre manejadas con fines de rehabilitación y su preparación para su liberación en su hábitat, así como las aves de presa cuando se trate de su entrenamiento;
  • Descuidar la morada y las condiciones de ventilación, movilidad, higiene y albergue de un animal, causándole sed, insolación, dolores, la muerte o perjuicios graves a su salud;
  • El maltrato en la vía publica, aunque se trate de animales deambulantes, sin destino o que no tengan dueño; y
  • Todas aquellas que produzcan tensión, sufrimiento, traumatismo o dolor innecesarios.

Artículo 38, Fracciones del I al VII

El Sacrificio de animales no destinados al consumo humano, solo puede realizarse:

  • Para detener el sufrimiento causado por accidente, enfermedad o incapacidad física graves o vejez extrema;
  • Como medida de seguridad sanitaria;
  • Para suprimir un riesgo público por ferocidad extrema o notoria peligrosidad;
  • Como consecuencia de actividades cinegéticas o educativas debidamente autorizadas;
  • Cuando no sea reclamado o donado, conforme a las disposiciones de esta ley;
  • Cuando el animal haya sido asegurado por haberse empleado en las peleas a que se refiere la presente ley; y
  • Cuando la sobrepoblación extrema de la especie represente un riesgo para la salud pública o las actividades productivas.

Artículo 41

Se prohíbe el sacrificio de animales en la vía pública, salvo por causas de fuerza mayor, peligro inminente o sufrimiento innecesario. Tratándose de especies prioritarias para conservación, raras, amenazadas o en peligro de extinción, el sacrificio solo podrá ser realizado por el personal debidamente capacitado que designe o autorice el Departamento.

Del Capitulo Sexto, Articulo 51.

Se prohíbe arrojar animales vivos o muertos en la vía pública o en lotes baldíos. La infracción a lo anterior se considerará agravada en los casos de camadas o crías.

Del Capítulo Quinto Artículo 57 y 60.

  • En el entrenamiento de animales no se utilizaran métodos de castigo como golpes, racionamiento de alimento, collar de castigo con picos, collar eléctrico o cualquier otro medio o practica calificados por esta ley como crueldad o maltrato animal;
  • Se prohíbe la instalación u operación de criaderos en inmuebles de uso habitacional.

Se considera para los efectos de esta ley, como criadero, la cohabitación de dos ejemplares de la misma raza o especie y diferente sexo con fines de reproducción para la explotación comercial.

Del Capítulo Octavo Articulo 71.

  • Los animales domésticos solo podrán transitar en la vía pública, siempre que vayan acompañados de su dueño o encargado, asidos por una correa, sin que entre a propiedad privada.

Del Capítulo Décimo Primero Articulo 86, 87, 88 fracciones del I al IV y 90.

  • Se consideran animales abandonados o perdidos, aquellos que circulen por la vía pública sin dueño aparente, cuenten o no con placa de identificación;
  • Los animales abandonados o perdidos se consideran bienes mostrencos  y se sujetaran a las disposiciones de esta ley;
  • La autoridad municipal recogerá los siguientes animales:

Los abandonados o perdidos;

Los que manifiesten síntomas de rabia u otras enfermedades graves y transmisibles;

Los que le sean entregados voluntariamente por los particulares y;

Los que le sean entregados por otras autoridades como consecuencia de aseguramientos.

  • Los animales capturados se depositaran en los lugares apropiados para su guarda, donde recibirán el trato y alimentación  adecuados conforme a la ley  por 24 horas pasando este tiempo, serán llevados a la instancia correspondiente.

Artículo 91. Fracciones I al IV.

Cuando los animales capturados porten placa de identificación, los responsables de su guarda, tan luego como los reciban, notificarán por cualquier medio fehaciente al dueño que aparezca en aquella.

A partir de dicha notificación se abrirá un plazo (en el caso del Fraccionamiento Cumbres del Cimatario, bajo la votación de la mesa directiva) de 24 horas para la reclamación del animal, a la que se hará en la siguiente forma:

  • La reclamación se formulará por escrito o verbalmente ante la autoridad que tenga bajo su custodia al animal, acreditando el título de la posesión o de la propiedad en su caso, mediante documentos o testigos;
  • Si procediere la devolución, el reclamante pagará previamente los gastos que hubiere generado la guarda y tratamiento del animal, firmando constancia de haberlo recibido con indicaciones de sus datos generales.

Artículo 91.

Si nadie reclamase al animal o la resolución de retenerlo, podrá realizarse el sacrificio o donación del animal en observancia de esta ley.

Dueño que sea sorprendido infringiendo cualquiera de los puntos anteriores recibirá, una notificación preventiva escrita,  elaborada por el comité de mascotas y firmada por la mesa directiva del Fraccionamiento Cumbres del Cimatario,  posteriormente si se vuelve a infringir algún punto anterior recibirá, la multa económica correspondiente directamente a su cuota de mantenimiento  y por último si el propietario continúa infringiendo los puntos anteriores se procederá a levantar una denuncia ante la instancia correspondiente.

 

Actualización en DICIEMBRE 2017